Archivos para ‘Plasticos’ Category

WASTE: NOW THE DIAPERS ARE BEING RECYCLED, BECOME PLASTIC

Lida Lodolo contact here

Italy, Pescara, 13 December 2011 – Source AGI

Pescara Fater company, known for its Pampers brand diapers for children, today announced at a press conference in Milan, the first experimental system in Italy for collecting and recycling used disposable diapers. Fater wants to build this system in Veneto region, in collaboration with the Recycling Center of  Vedelago (Treviso) and the City of Ponte nelle  Alpi (Belluno).
With the recycling of used diapers designed by Fater, diapers will no longer be sent to landfill nor
incinerated but will be turned into street furniture and other plastic items.
Purpose of the project – it was explained – is to validate the entire chain, from the separate specific collection of absorbent products for the specific person of all brands, to the transformation into new raw materials to use in other manufacturing processes. The new recycling system could be operative at the Recycling Center Vedelago in Vedelago, with which the agreements are being defined, already in September 2012 and will be able to serve at full around 400,000 inhabitants, mainly in the area between the provinces of Treviso and Belluno. In Italy a little more than 32 million tons of municipal waste are produced every year (source Ispra 2009), and 3% of these is represented by absorbent products for the person of all brands (diapers, feminine pads, products for the incontinence). The unity of purpose among the three promoters of the system for the recycling of used diapers is essential.
This is the collaboration they want to achieve: Fater Spa has promoted the idea of ​​the system and developed the technological process to turn waste diaper into new raw materials. The process developed on Fater Italian patents, is safe for the environment because it sterilizes
absorbent products by steam pressure, in the absence of chemicals agents, and generates plastic granules, from which you can make many everyday items, and organic-cellulose material, to create reusable industrial packaging cartons or as fertilizer.

ENVIRONMENT: PLASTIC AND METALS, TREASURE OF ELECTRONIC WASTES

Lida Lodolo contact here

The Waste of Electrical and Electronic Equipments (WEEE) contain a treasure made ​​of plastic, metals and silicates. This mini-treasure made of precious materials is contained in computers and televisions that could be reused to produce new technologies.
In Europe every year 12 million tons of WEEE are produced, a number expected to grow steadily.

These wastes represent a business of about $ 75 million for countries like China, Asia and Africa: copper, iron, steel, aluminum, glass, silver, gold, lead, are indeed an economic resource for those countries where electrical devices contribute significantly to the electronic demand of metals and  to the consequent imposed price into the market.

Each device can get to contain up to 60 including precious, dangerous or both elements. Unfortunately, at present, most of these resources are lost due to improper disposal. The UNEP (United Nations Environment Programme) estimates that only 10%  of  50 million tons produced each year worldwide is recycled. About 13% of the European’ WEEE production goes in incinerators, while 54% is diverted to China, India and Africa (especially Nigeria and Ghana) and only the remaining part  is disposed correctly.

According to the Waste and Resource Action Programme (Wrap) the English body that coordinates the efforts of proper waste management, the large volume of old mobile phones, appliances and equipment represent a very wealthy opportunity  of recycling, equivalent to 7 billion pounds, recoverable within the next decade.

Wrap has conducted a survey according to which at least one quarter of the waste from electrical and electronic equipment (WEEE) thrown aside each year by British families could be reused with an economic profit of 220 million pounds. By 2020 the total amount of WEEE products in the UK will amount to 12 million tons. Source ANSA

 

 

Reciclado en la fuente

Uno de los problemas es que el acento debe ponerse en cómo generar cada vez menos residuos, de cualquier índole como residuos plásticos.

La reducción en la fuente se refiere directamente al diseño y a la etapa productiva de los productos, principalmente envases, antes de ser consumidos. Es una manera de concebir los productos con un nuevo criterio ambiental; generar menos residuos. Y esto es aplicable a todas las materias primas: vidrio, papel, cartón, aluminio y plásticos.

En el caso de estos últimos residuos, la reducción en la fuente es responsabilidad de la industria petroquímica (fabricante de los diferentes tipos de plásticos), de la industria transformadora (que toma esos plásticos para fabricar los diferentes productos finales), y de quien diseña el envase (envasador).

Aunque podría decirse que al consumidor también le cabe una buena parte de la responsabilidad: en las góndolas de los supermercados es él quien tiene la facultad de elegir entre un producto que ha sido concebido con criterio de reducción en la fuente y otro que derrocha materia prima y aumenta innecesariamente el volumen de los residuos.

Reducir en la fuente significa referirse a la investigación, desarrollo y producción de objetos utilizando menos recursos (materia prima). De ahí su denominación porque se aplica a la faz productiva. Al utilizar menos materia prima se producen menos residuos y además se aprovechan mejor los recursos naturales.

Minimizar el volumen y peso de los residuos es el primer paso para resolver el problema global de los mismos. Todo gerenciamiento de los Residuos Sólidos Urbanos debe comenzar por la reducción en la fuente.

Las principales ventajas de la reducción en la fuente:

  • Disminuye la cantidad de residuos; es mejor no producir residuos que resolver qué hacer con ellos.
  • Ayuda a que los rellenos sanitarios no se saturen rápidamente.
  • Se ahorran recursos naturales –energía y materia prima- y recursos financieros
  • La reducción en la fuente aminora la polución y el efecto invernadero. Requiere menos energía transportar materiales más livianos. Menos energía significa menos combustible quemado, lo que implica a su vez menor agresión al ambiente.

Etapas para reciclar el plástico:

  • Recolección: Todo sistema de recolección diferenciada que se implemente descansa en un principio fundamental, que es la separación, en el hogar, de los residuos en dos grupos básicos: residuos orgánicos por un lado e inorgánicos por otro; en la bolsa de los residuos orgánicos irían los restos de comida, de jardín, y en la otra bolsa los metales, madera, plásticos, vidrio, aluminio. Estas dos bolsas se colocarán en la vía pública y serán recolectadas en forma diferenciada, permitiendo así que se encaucen hacia sus respectivas formas de tratamiento.
  • Centro de reciclado: Aquí se reciben los residuos plásticos mixtos compactados en fardos que son almacenados a la intemperie. Existen limitaciones para el almacenamiento prolongado en estas condiciones, ya que la radiación ultravioleta puede afectar a la estructura del material, razón por la cual se aconseja no tener el material expuesto más de tres meses.
  • Clasificación: Luego de la recepción se efectúa una clasificación de los productos por tipo de plástico y color. Si bien esto puede hacerse manualmente, se han desarrollado tecnologías de clasificación automática, que se están utilizando en países desarrollados. Este proceso se ve facilitado si existe una entrega diferenciada de este material, lo cual podría hacerse con el apoyo y promoción por parte de los municipios.

Reciclado Mecánico

El reciclado mecánico es el más difundido en la opinión pública en la Argentina, sin embargo este proceso es insuficiente por sí solo para dar cuenta de la totalidad de los residuos.

El reciclado mecánico es un proceso físico mediante el cual el plástico post-consumo o el industrial (scrap) es recuperado, permitiendo su posterior utilización.

Los plásticos que son reciclados mecánicamente provienen de dos grandes fuentes:

-Los residuos plásticos proveniente de los procesos de fabricación, es decir, los residuos que quedan al pie de la máquina, tanto en la industria petroquímica como en la transformadora. A esta clase de residuos se la denomina scrap. El scrap es más fácil de reciclar porque está limpio y es homogéneo en su composición, ya que no está mezclado con otros tipos de plásticos. Algunos procesos de transformación (como el termoformado) generan el 30-50% de scrap, que normalmente se recicla.

-Los residuos plásticos proveniente de la masa de Residuos Sólidos Urbanos (RSU).

Estos se dividen a su vez en tres clases:

  • Residuos plásticos de tipo simple: han sido clasificados y separados entre sí los de distintas clases.
  • Residuos mixtos: los diferentes tipos de plásticos se hallan mezclados entre sí.
  • Residuos plásticos mixtos combinados con otros residuos: papel, cartón, metales.

Reciclado Químico

Se trata de diferentes procesos mediante los cuales las moléculas de los polímeros son craqueadas (rotas) dando origen nuevamente a materia prima básica que puede ser utilizada para fabricar nuevos plásticos.

Minimizar el volumen y peso de los residuos es el primer paso para resolver el problema global de los mismos.

El reciclado químico comenzó a ser desarrollado por la industria petroquímica con el objetivo de lograr las metas propuestas para la optimización de recursos y recuperación de residuos. Algunos métodos de reciclado químico ofrecen la ventaja de no tener que separar tipos de resina plástica, es decir, que pueden tomar residuos plásticos mixtos reduciendo de esta manera los costos de recolección y clasificación. Dando origen a productos finales de muy buena calidad.

Principales procesos existentes:

Pirolisis:

Es el craqueo de las moléculas por calentamiento en el vacío. Este proceso genera hidrocarburos líquidos o sólidos que pueden ser luego procesados en refinerías.

Hidrogenación:

En este caso los plásticos son tratados con hidrógeno y calor. Las cadenas poliméricas son rotas y convertidas en un petróleo sintético que puede ser utilizado en refinerías y plantas químicas.

Gasificación:

Los plásticos son calentados con aire o con oxígeno. Así se obtienen los siguientes gases de síntesis: monóxido de carbono e hidrógeno, que pueden ser utilizados para la producción de metanol o amoníaco o incluso como agentes para la producción de acero en hornos de venteo.

Quimiolisis:

Este proceso se aplica a poliésteres, poliuretanos, poliacetales y poliamidas. Requiere altas cantidades separadas por tipo de resinas. Consiste en la aplicación de procesos solvolíticos como hidrólisis, glicólisis o alcohólisis para reciclarlos y transformarlos nuevamente en sus monómeros básicos para la repolimerización en nuevos plásticos.

Metanólisis:

Es un avanzado proceso de reciclado que consiste en la aplicación de metanol en el PET. Este poliéster (el PET), es descompuesto en sus moléculas básicas, incluido el dimetiltereftalato y el etilenglicol, los cuales pueden ser luego repolimerizados para producir resina virgen. Varios productores de polietilentereftalato están intentando de desarrollar este proceso para utilizarlo en las botellas de bebidas carbonadas. Las experiencias llevadas a cabo por empresas como Hoechst-Celanese, DuPont e Eastman han demostrado que los monómeros resultantes del reciclado químico son lo suficientemente puros para ser reutilizados en la fabricación de nuevas botellas de PET.

Estos procesos tienen diferentes costos y características. Algunos, como la chemolysis y la metanólisis, requieren residuos plásticos separados por tipo de resina. En cambio la pirólisis permite utilizar residuos plásticos mixtos.

Perspectivas del reciclado químico:

-El reciclado químico se encuentra hoy en una etapa experimental avanzada. Es de suponer que en los próximos años pueda transformarse en una poderosa y moderna herramienta para tratar los residuos plásticos. El éxito dependerá del entendimiento que pueda establecerse entre todos los actores de la cadena: petroquímicas, transformadores, grandes usuarios, consumidores y municipios, a los fines de asegurar la unidad de reciclado y que la materia prima llegue a una planta de tratamiento.

-La sociedad debe estar preparada para tal cambio de tecnología en lo que hace al tratamiento de los residuos plásticos. Por su parte, la industria petroquímica está trabajando en la definición de especificaciones técnicas a los fines de garantizar la calidad de los productos obtenidos a través del reciclado químico.

-Si bien el reciclado mecánico se halla en un estado más evolucionado, éste solo no alcanza para resolver el problema de los residuos. No sería inteligente desdeñar cualquier otra forma de tratamiento por incipiente que fuera. Lo que hoy parece muy lejano puede que dentro de las próximas dos décadas se convierta en una realidad concreta. En el caso de los plásticos se debe tener en cuenta que se trata de hidrocarburos, por lo que, para un recurso no renovable como el petróleo, es especialmente importante desarrollar técnicas como el reciclado químico para generar futuras fuentes de recursos energéticos. Los plásticos post-consumo de hoy pueden considerarse como los combustibles o las materias primas del mañana. Además, el reciclado químico contribuirá con la optimización y ahorro de los recursos naturales al reducir el consumo de petróleo crudo para la industria petroquímica.

-De todas las alternativas de valorización quizá ninguna esté hecha tan a medida de los plásticos como el reciclado químico. Es muy probable que se transforme en la vía más apropiada de recuperación de los residuos plásticos, tanto domiciliarios como los provenientes del scrap (post-industrial), obteniéndose materia prima de calidad idéntica a la virgen. Esto contrasta con el reciclado mecánico, donde no siempre se puede asegurar una buena y constante calidad del producto final. El reciclado químico ofrece posibilidades que resuelven las limitaciones del reciclado mecánico, que necesita grandes cantidades de residuos plásticos limpios, separados y homogéneos para poder garantizar la calidad del producto final. Los residuos plásticos domiciliarios suelen estar compuestos por plásticos livianos, pequeños, fundamentalmente provenientes de los envases, pueden estar sucios y presentar substancias alimenticias. Todo esto dificulta la calidad final del reciclado mecánico, ya que se obtiene un plástico más pobre comparado con la resina virgen. Por lo tanto, los productos hechos de plástico así reciclado se dirigen a mercados finales de precios bajos. Por el contrario, el reciclado químico supera estos inconvenientes, ya que no es necesaria la clasificación de los distintos tipos de resinas plásticas proveniente de los residuos. En este proceso pueden se tratados en forma mixta, reduciendo costos de recolección y clasificación. Además, lleva a productos finales de alta calidad que sí garantizan un mercado.

Toda estrategia de gestión integral de los Residuos Sólidos Urbanos debe prever y contemplar la posibilidad del reciclado químico. El tratamiento de los residuos plásticos no puede ser resuelto unilateralmente por uno u otro proceso, debiendo analizarse las diferente alternativas de reciclado.

Institute of Scrap Recycling Industries, Inc
http://www.isri.org/
United Nations Environment Programme:
http://www.unepchemicals.ch/
Página norteamericana sobre reciclado de plásticos:
http://www.plasticscrap.us/
Diccionario de ecología (ver quimiolisis):
http://www.ensayistas.org/critica/ecologia/diccionario/q.htm
Plastic Recycling Resources:
http://www.plasticsresource.com/s_plasticsresource/

Materiales. Separación. Mezcla. Mecánico. Químico. Valorización energética. Degradación

ÍNDICE:

1) Reciclado Mecánico

1.1) Introducción

1.2) Mezcla de plásticos

1.3) Separación de plásticos

1.3.1) Técnica de flotación-hundimiento

1.3.2) Utilización de disolventes

1.3.3) Técnicas espectroscópicas

1.3.4) Técnicas electroestáticas

1.3.5) Utilización de marcadores químicos

1.3.6) Incorporación de códigos

2) Reciclado químico y valorización energética

2.1) Introducción

2.2) Reciclado Químico

2.2.1)Producción de fracciones hidrocarbonadas

2.2.1.1) Craqueo y pirólisis térmica

2.2.1.2) Hidrogenación

2.2.1.3) Transformaciones catalíticas

2.2.2)Gasificación

2.2.3)Reacciones de despolimerización

2.3)Valorización energética

2.3.1) Control de la incineración

3) Degradación de plásticos

3.1) Introducción

3.2) Fotodegradación

3.3) Biodegradación

BIBLIOGRAFÍA PÁG.

  • RECICLADO MECÁNICO:
  • 1.1)Introducción:

    El reciclado mecánico de los plásticos se considerará exclusivamente para aquellos productos procedentes del consumo, es decir, para aquellos que ya hayan tenido una primera utilización y no el de aquellos que son el resultado de una producción fallida o de restos de fabricación.

    El procedimiento que se sigue para reciclar mecánicamente plásticos consiste en trocear el material e introducirlo en una extrusora para fabricar granza reciclada y después transformarla.

    Los plásticos posconsumo a nivel mundial se reciclan en un porcentaje muy bajo, solamente el 2% del total frente a cifras superiores de otros materiales como el 29% del aluminio o el 60% del papel. Dos son las causas fundamentales de este hecho. La primera es que solamente se pueden reciclar mecánicamente los plásticos termoplásticos no así los termofijos o los elastómeros. Los polímeros entrecruzados, al no poder fluir es imposible darles nuevas formas y usos. Estos pueden ser nuevamente utilizados si se les tritura aplicándolos como materiales de relleno para carreteras, pistas deportivas o para preparar tierras de cultivo.

    En segundo lugar, un plástico que ha sido utilizado pierde en cierto grado sus propiedades bien debido a la degradación que haya podido sufrir durante su uso o bien por la presencia de sustancias ajenas de los productos que contuvo. Esta merma de propiedades hace que estos plásticos reciclados deban emplearse en la fabricación de productos diferentes a los del primer uso o en aplicaciones con menores exigencias.

    Además, el plástico usado puede ocasionar problemas durante su transformación y no dar la calidad esperada en el nuevo producto debido a la falta de homogeneidad existen entre los mismos residuos, ya que, aun tratándose del mismo tipo de plástico, pudo tener aplicaciones diferentes, como por ejemplo un polietileno procedente de un film de agricultura, de un envase de aceite o de una botella de leche.

    1.2) Mezcla de plásticos:

    Hay que hacer otra consideración previa al reciclado mecánico de los plásticos, y es la diferente naturaleza química que presentan. En los residuos de plásticos posconsumo se encuentran siempre mezclados los plásticos de diferente naturaleza.

    Por regla general la mezcla de plásticos diferentes, en el caso de que se puedan transformar conjuntamente dado que no todos presentan la misma estabilidad térmica, da lugar una mezcla heterogénea que no presenta buenas propiedades mecánicas para ser utilizado como material. Solamente en algunos casos las mezclas de polímeros dan lugar a una masa homogénea originando una sola fase continua, por ser los polímeros miscibles entre sí.

    1.3) Separación de plásticos:

    Separar cada plástico de los otros de diferente naturaleza que aparecen juntos en los RSU, es demasiado complicado y casi imposible ya que aparentemente todos son iguales como consecuencia de los aditivos y cargas que llevan incorporadas.

    Se han desarrollado varias técnicas de separación basadas en métodos físicos de diferente naturaleza. Unas ofrecen una respuesta más rápida que otras, pero en todos los casos de una gran fiabilidad. Estas técnicas pueden clasificarse como:

    1)Técnicas de flotación-hundimiento basadas en la diferencia de densidad.

    2)Utilización de disolventes.

    3)Técnicas espectroscópicas.

    4)Técnicas electroestáticas.

    5)Utilización de marcadores químicos.

    6)Marcado mecánico.

    1.3.1) TÉCNICA DE FLOTACIÓN HUNDIMIENTO.

    La densidad de los plásticos, presenta una diferencia que puede ser utilizada para separarlos por flotación en disolventes de diferente densidad.

    El procedimiento a seguir consiste en trocear la mezcla de plásticos de manera homogénea e introducirla en agua que incorpora una pequeña cantidad de detergente para conseguir que el agua moje al plástico. Así, quedan sobre nadando aquellos plásticos con densidad menor a la unidad, hundiéndose los que poseen una densidad mayor que uno.

    1.3.2) SEPARACIÓN BASADA EN LA UTILIZACIÓN DE DISOLVENTES.

    El procedimiento de separación basado en la aplicación de disolventes fue desarrollado por Seymour y Stahl en la Universidad de Houston representado en la figura 13.6 para una mezcla de PE, PS, PVAC.

    El procedimiento consiste en disolver la mezcla de plásticos en tolueno a temperatura ambiente. En este disolvente no se disuelven el PE ni el PVC, por lo que se separan por filtración.

    1.3.3) UTILIZACIÓN DE TÉCNICAS ESPECTROSCÓPICAS.

    Se basan en la diferente respuesta que tienen los plásticos a la radiación electromagnética en función de su estructura química. Son técnicas de respuesta muy rápida por lo que se han podido aplicar en separaciones en tiempo real y de manera automatizada. Citaremos como las más importantes: la fluorescencia de rayos X y la radiación infrarroja.

    En la figura 13.7 se representa un sistema de separación automática en continuo de botellas de plástico desarrollado en Francia.

    1.3.4) SEPARACIÓN BASADAS EN TÉCNICAS ELECTROESTÁTICAS.

    A este grupo pertenece la separación triboeléctrica basada en la carga electroestática que se genera en pequeñas partículas de plástico provocada en la fricción con la pared del cilindro provocada por un molino de aire.

    Una vez cargadas las partículas se proyectan a un campo electroestático creado entre unas placas metálicas a las que se aplica un potencial de 120.000 voltios.

    1.3.5) TÉCNICAS EN LA INCORPORACIÓN DE MARCADORES QUÍMICOS.

    En este método de separación basado en la incorporación de marcadores químicos proporcionan al material una cierta propiedad física fácilmente identificable, como la respuesta fluorescente a la radiación ultravioleta, o la respuesta a la radiación infrarroja. El procedimiento consiste en la incorporación específica de un determinado marcador para cada polímero consiguiéndose una respuesta rápida y fiable fácilmente incorporable a una cadena de triaje automatizada. Figura 13.9.

    1.3.6) TÉCNICAS BASADAS EN LA INCORPORACIÓN DE CÓDIGOS.

    Este procedimiento consiste en marcar cada articulo de plástico con un triangulo de flechas curvas, en cuyo interior aparece un número identificativo de cada plástico. Figura 13.9.

    2) RECICLADO QUÍMICO Y VALORIZACIÓN ENERGÉTICA

    2.1) Introducción:

    No todos los materiales plásticos están en condiciones de ser sometidos a un reciclaje mecánico, bien porque están muy degradados y no darían productos con buenas características, o porque se encuentren mezclados con todo tipo de sustancias que su separación y limpieza no resultaría rentable. Existen otras opciones para alargar la vida de estos materiales a través de diferentes tipos de reacciones químicas.

    2.2) Reciclado Químico:

    El reciclado químico, denominado también reciclado terciario es un proceso por el que a partir de materiales de posconsumo se llega a la obtención de los monómeros de partida u otros productos, como gas de síntesis y corrientes hidrocarbonadas, que serán transformados posteriormente en plásticos o bien en otros derivados.

    El reciclado químico puede ser definido ampliamente como la reacción reversible de la polimerización hacia la recuperación de las materias primas.

    El proceso químico seguido es diferente según haya sido el tipo de reacción de polimerización. Así los polímeros hidrocarbonados que se obtuvieron por reacciones de adición, son sometidos a procesos térmicos a catalíticos dando

    lugar a una mezcla compleja de productos hirocarbonados y también a gas de síntesis.

    Si los polímeros se formaron por reacciones de condensación, los tratamientos químicos a los que se someten son de tipo hidrolítico -hidrólisis, metanólisis y glicólisis-.

    En el reciclado químico de los productos de adición no es imprescindible separar los plásticos según su naturaleza, ya que la mezcla de productos obtenidos en su proceso (compuestos aromáticos y alifáticos) pueden utilizarse conjuntamente como alimentación en la industria petroquímica.

    2.2.1) PRODUCCIÓN DE FRACCIONES HIDROCARBONADAS.

    2.2.1.1) Craqueo y pirólisis térmica:

    Los tratamientos que se dan a las fracciones pesadas del petroleo en las refinerías son aplicables a los plásticos. Estos procesos pueden ser solamente térmicos o también pueden realizarse en presencia de catalizadores. Entre los primeros figuran el craqueo térmico y la pirólisis que se realizan generalmente en ausencia de oxígeno a temperaturas comprendidas entre 400 y 800 ºC y a presión reducida

    2.2.1.2) Hidrogenación:

    Es un proceso que licua los residuos plásticos antes de someterlos a tratamientos de pirólisis para conseguir olefinas y aromáticos.

    Tiene una capacidad para reciclar 40.000 Tm/año de plásticos molidos, Incluyendo hasta un 10% de PVC.

    2.2.1.3) Transformaciones catalíticas:

    Estas transformaciones químicas son realizadas en presencia de catalizadores y conducen a fracciones hidrocarbonadas de diferente composición y uso.

    2.2.2) GASIFICACIÓN.

    El calentamiento de los plásticos en presencia de aire u oxígeno produce reacciones de oxidación que conducen a la obtención de gas de síntesis, que es una mezcla de monóxido de carbono e hidrógeno.

    2.2.3) REACCIONES DE DESPOLIMERIZACIÓN:

    En el caso de los polímeros de condensación, el reciclado químico recupera los monómeros de partida que se destinan nuevamente a la obtención de polímero. Tal es el caso de los poliésteres, las poliamidas y por extensión se aplica también a los poliuretanos.

    Pero las reacciones de despolimerización, están más asociadas a procesos hidrolíticos. Así por ejemplo las tres reacciones más importantes que se aplican al PET son:

    • Metanolísis:

    Consiste en la despolimerización total del plástico por acción del metanol. Es un proceso de trans-esterificación en el que se obtiene tereftalato de metilo y etilenglicol.

    • Glicólisis:

    Conduce a la despolimerización parcial por acción del etilenglicol, formando el éster hidroxietílico y mezcla de oligómeros. La mezcla de reacción se somete a purificación, siendo polimerizada posteriormente con resina virgen.

    • Hidrólisis:

    Es un proceso que conduce a la despolimerización total por acción del agua en presencia de ácidos o álcalis.

    2.3) Valorización energética:

    La valorización energética es otro tipo de tratamiento térmico que se realiza a los plásticos muy degradados. Es una variante de la incineración, en la que la energía asociada al proceso de combustión es recuperada con fines energéticos. La valorización energética representa un proceso de recuperación de energía, y las plantas donde se realiza se asemejan a una central térmica.

    En la recuperación energética se resuelven conjuntamente dos problemas importantes: la eliminación de residuos y la reducción del consumo de energías no renovables. La capacidad calorífica de los plásticos hidrocarbonados es comparable a la de los combustibles derivados del petróleo. La presencia de heteroátomos en las cadenas poliméricas disminuye la capacidad calorífica de las mismas. En el caso del PVC queda reducida al 50% frente al valor que presentan las poliolefinas.

    Además, hay que considerar que la combustión de los plásticos presenta ventajas frente a la combustión de recursos fósiles, ya que no se generan gases de óxidos de azufre que son los causantes, entre otros, de la lluvia ácida.

    2.3.1) CONTROL DE LA INCINERACIÓN:

    Las condiciones bajo las que se realiza la combustión han de estar muy controladas debido a las diferentes composiciones de aditivos incorporados a los plásticos, metales pesados como plomo, cadmio, cobre, etc., que son tóxicos en general. Por otra parte, la presencia de PVC en la mezcla de plásticos posconsumo, aporta a los gases de combustión ácido clorhídrico que en presencia de materia orgánica puede originar productos tóxicos derivados de las dioxinas y de los dibenzofuranos. Para que esto no ocurra, basta con controlar la temperatura durante el proceso de combustión, pues a temperaturas superiores a 600 ºC no se producen este tipo de compuestos orgánicos. La incineración suele realizarse a temperaturas de 1000 ºC.

    2.3.2) SITUACIÓN DE LAS CENTRALES DE RECUPERACIÓN DE ENERGÍA A PARTIR DE RESIDUOS.

    La incineración de residuos domésticos con recuperación de energía representa la solución que más desarrollo va a tener en los próximos años. Países como Japón en que la falta de espacio físico para construir vertederos es notable, la incineración con recuperación energética es el tratamiento que se da a los RSU.

    En Europa la situación es variable en cada País. Los países del resto de Europa son los que tienen mayor porcentaje de recuperación energética, mientras que los países del sur son los que dan las cifras más bajas. Se prevé que en los próximos años, la incineración con recuperación energética de los residuos plásticos alcance el 50% de los mismos.

    En España existen unas veinte instalaciones de incineración, de las cuales aproximadamente la mitad son pequeños hornos que apenas superan las 3000 Tm. al año.

  • DEGRADACIÓN DE PLÁSTICOS
  • 3.1) Introducción:

    Aunque la degradación de los plásticos no representa en sí un proceso de gestión de los residuos, se considera en este capítulo ya que el resultado final conduce a la eliminación de los materiales plásticos posconsumo.

    La degradación es un proceso dirigido a modificar la estructura del polímero para hacerlo vulnerable y perecedero y que desparezca como residuo. Los procedimientos de degradación previstos se basan en la acción de la luz (fotodegradación), del calor (degradación térmica), de la atmósfera (degradación oxidativa), de la humedad (degradación hidrolítica) y de los microorganismos (biodegradación). El primer efecto que causa la degradación es la disminución del peso molecular del polímero y en ocasiones aparece una reticulación en el mismo.

    En el proceso de la degradación de un plástico se observan variaciones tanto físicas como químicas en el mismo. Entre las modificaciones físicas pueden citarse la pérdida de brillo y color, la formación de grietas, la aparición de zonas pegajosas, y endurecimientos con la consiguiente pérdida de propiedades.

    Los cambios químicos producidos van dirigidos fundamentalmente a la aparición de grupos funcionales nuevos que se ha comprobado facilitan la ruptura de las cadenas macromoleculares..

    3.2) Fotodegradación:

    La mayoría de los materiales plásticos sufren un envejecimiento que lleva asociado una merma en sus propiedades cuando son sometidos durante largos periodos de tiempo a la radiación luminosa. Es el caso de los filmes de polietileno utilizados en la agricultura que con el tiempo pierden elasticidad, haciéndose frágiles, quebradizos, llegando a rasgar fácilmente. Este envejecimiento se atribuye a una reacción de fotooxidación térmica en cadena producida por la radiación luminosa de mayor energía correspondiente a una longitud de onda comprendida entre 290 y 350 nanómetros, en la que se generan grupos carbonilo. Estos grupos son los que desencadenan las reacciones degradativas del plástico.

    3.3) Biodegradación:

    La mayoría de los plásticos son inmunes al ataque de microorganismos, hongos y levaduras aunque se modifiquen las condiciones ambientales de uso como la temperatura, el grado de humedad, la concentración de oxígeno, etc. Se ha comprobado que aquellos plásticos que han sufrido primeramente una fotooxidación, son vulnerables a ciertos microorganismos y a las enzimas generadas por éstos.

    La condición estructural que favorece la biodegradación es que en la molécula exista un grupo carbonilo vecino a un átomo de carbono secundario o terciario para que pueda ser transformado por el microorganismo en un carbonilo, siendo en ese punto donde tiene lugar la fragmentación. Una vez formado el grupo carbonilo, el ataque continúa por acción de las enzimas mediante un proceso hidrolítico que reduce las cadenas macromoleculares a fragmentos de un peso molecular del orden de 500 que ya pueden ser digeridos por los microorganismos.

    Para facilitar la biodegradación, suelen incorporarse al material polímeros naturales como el almidón o celulosa ya que al degradarse primeramente, dejan huecos y porosidades en el plástico que favorecen el desmoronamiento y degradación de aquellos. Estos polímeros naturales se degradan por reacciones de hidrólisis seguidas de oxidación posterior. También se sintetizan polímeros en los que existen en las cadenas grupos fácilmente hidrolizables, como amidas, ésteres, uretanos, etc.

    Para que tenga lugar el proceso biodegradativo, han de darse ciertas condiciones en el medio como son, además de la presencia de microorganismos, una concentración adecuada de oxígeno y de humedad.

    La temperatura debe controlarse en un intervalo determinado generalmente entre 20 y 60 ºC y el pH del medio no debe ser ni demasiado ácido ni demasiado alcalino, por lo general está comprendido entre 5 y 8. En estas condiciones los microorganismos ejercen su acción degradativa.

    BIBLIOGRAFÍA:

    -“Los plásticos y sus tratamientos”

    -Internet